Tácticas de contra-espionaje para engañar a tu mente muchísimo antes de que te engañe ella a ti.

Dijo Sócrates "solo sé que no sé nada", y qué razón tenía el tío.

No te conozco de nada.

Creo.

 

Así que tampoco tengo ni idea de si eres una de esas personas que se creen que pueden controlar su mente y fluir con el universo y que todos sus deseos se hagan realidad.

No voy a contarte cuentos cuánticos, ni técnicas de hipnosis cutre ni flipadas de PNL para dominar el mundo, porque (después de probarlas) ya no creo en esas cosas.

Sí que sé una cosa (y Sócrates me miraría mal si me leyese)

Y esa cosa que sí sé es la siguiente:

La mente humana es complicadísima.

Y no solo eso, sino que además va "a su bola" muchas veces.

Nos pasamos la vida convencidos de que tomamos nuestras propias decisiones, cuando la verdad es que nuestro cerebro toma el 99% de las decisiones sin preguntarnos un pimiento.

El numerito me lo he inventado, pero va por ahí la cosa.

Te voy a mandar emails explicándote un montón de sesgos cognitivos, efectos ilusorios y maneras en que nuestra mente nos puede engañar.

¿Y eso para qué sirve?

Pues no vas a dominar el mundo, pero sí ser más consciente de las trampas de tu mente, y algunas veces (solo algunas) serás capaz de darte cuenta de tus errores de cálculo antes de cortar el cable rojo.

O el azul. O apretar el botón. O no apretarlo. Qué lío.

Hablando de botones, pon tu email y aprieta el botón para suscribirte

Al suscribirte, recibirás un email semanal explicándote algún sesgo o ilusión psicológica, con ejemplos del día a día. Si lees con atención y pones en práctica lo aprendido, serás capaz de tomar decisiones mucho más inteligentes.

Bueno, no me enrollo más, suscríbete a la newsletter aquí:

✔️ Te suscribes (gratis) y recibirás un email semanal explicándote un fenómenos interesante de la mente

Y lo último, si quieres más contenido de psicología, es por aquí: